EL Malecón de la Habana

Dónde siempre estoy aunque no esté…

¡Ay mi Malecón!. Es el lugar donde yo creo habita mi corazón. Sentarse al atardecer en esa baranda de piedra que recorre poco más de 7 km de costa de mi querida Habana, es un privilegio.


El Malecón es el corazón de la ciudad que palpita cuando los habaneros terminan su jornada. La gente se sienta a disfrutar de la brisa del mar, de la compañía de los amigos y de la tranquilidad de saber que, por unas horas, el reloj se para y da paso al eterno presente.

El Malecón comienza en el Paseo del Prado (más adelante ya os contaré sobre ese paseo y veréis qué cercano os parece) y termina en el barrio de Miramar recorriendo Centro Habana y Vedado.

Si hay una imagen icónica de esta ciudad, seguro son los viejos edificios derrumbados de El Malecón con los viejos Chevrolet de los cincuenta.


¡Una tarde en el Malecón es como una vida entera!.







Entradas Recientes

Ver todo

Baracoa

Trinidad